contadores de visitas

jueves, 7 de marzo de 2013

Pronósticos sobre el rearme global para 2020





EEUU considera que el año 2020 marcará un importante hito en el nuevo formato de su presencia militar a escala global. 

Durante la conferencia para problemas de seguridad celebrada en Singapur en 2012, el entonces secretario de Defensa de EEUU, Leon Panetta, manifestó que hacia 2020, en el Océano Pacífico estaría concentrado un 60 % de sus fuerzas navales, incluyendo seis portaaviones, así como la mayor parte de buques de superficie y submarinos. 
FOTO http://weltmx.blogspot.com.es/
El 2020 es también un momento crucial para las FFAA de Rusia y de China. Hacia esta fecha, la parte del armamento moderno en el Ejército ruso ascenderá al 70 %, mientras que China se propone alcanzar resultados importantes en el programa de modernización de su Ejército. 

Rusia empezó a modernizar sus arsenales en 2008, cuando aumentaron en flecha los gastos en la adquisición de nuevos armamentos. Durante los cinco años transcurridos, la parte del armamento moderno en las FFAA de Rusia, producido tras el colapso de la URSS, creció del 6 % al 16 %. 
Ahora el Ejército ruso está dotado, fundamentalmente, del armamento producido en la última década de existencia de la URSS. A partir del 1992 se redujeron drásticamente los volúmenes de producción, y a lo largo de los quince años subsiguientes, Rusia fabricó armamentos convencionales, destinados, en su mayor parte, a la exportación. 

Hacia el 2020, Rusia procurará reemplazar los actuales cazas Su-27 y MiG-29 por los Su-35S y Su-35SM, así como por aviones de quinta generación T-50. Los bombarderos Su-34 reemplazarán a los Su-24. 

El Ejército de Tierra recibirá tres nuevos vehículos blindados multifuncionales: el pesado Armata, el mediano Kurganets-25 y el ligero Bumerang. La Defensa Antiaérea contará con los sistemas de misiles S-400 y S-500. Además, todas las brigadas de misiles serán dotados de nuevos sistemas Iskander. 

La sustitución del armamento soviético por el moderno durará más de una década. Lo que requerirá el mayor tiempo será la sustitución de los buques de superficie obsoletos: a juzgar por todo, la Marina todavía no ha definido sus requisitos a la industria. El proyecto de un nuevo portaaviones todavía está en fase de discusiones. Lo mismo se refiere al proyecto de un destructor pesado dotado de nuevos sistemas de defensa antiaérea y sistema multifuncional de control de fuego, parecido al estadounidense AEGIS. 
Se dedica la más detenida atención al desarrollo de la flota submarina, con la particularidad de que una buena parte de nuevos submarinos atómicos dotados de misiles de crucero Yasen y submarinos portamisiles atómicos de la clase Borei estarán destacados en el Pacífico. 

El programa ruso de rearme, por su dinamismo, semeja en parte el chino, con la particularidad de que los chinos se retrasan unos diez o quince años. La producción de armamento pesado en China alcanzó su tope en la primera mitad de los años setenta. Desde finales de los setenta y hasta mediados de los noventa, la cantidad del armamento producido disminuyó drásticamente. Como resultado, a comienzos del siglo, en los arsenales chinos prevalecieron los armamentos fabricados todavía en la época de la Guerra Fría. También hoy, a este armamento obsoleto le corresponde una notable parte en el Ejército chino. Por ejemplo, los viejos misiles balísticos DF-4 y DF-5 siguen siendo importante componente de las fuerzas estratégicas nucleares chinas. A pesar de todos los adelantos tecnológicos chinos, el reemplazo de estos misiles, diseñados hace más de cuarenta años, afronta dificultades. Para prolongar su vida útil en unos veinte años, es preciso desarrollar trabajos I+D ex profeso. 
FOTO http://www.aviacionargentina.net
El mando pide a los veteranos de las Tropas de Misiles que durante toda su vida atendieron estos sistemas inmensos, que no se jubilen, porque no hay con quien reemplazarlos. 

Los últimos cazas chinos J-6 fueron retirados del servicio operacional tan sólo en 2010, mientras los de segunda generación J-7 siguen en servicio activo hasta hoy. El número de carros de combate obsoletos (modelos 59 y 79) supera el de modernos (modelos 96 y 99). Permanecen en servicio miles de piezas de artillería de diseño soviético que datan de los años cincuenta. El nuevo material se va enérgicamente reemplazando. Para el 2020 está previsto alcanzar resultados cualitativos en la modernización de las FFAA de China. 
http://spanish.ruvr.ru/2013_03_06/defensa-armas-modernizacion-produccion-desarrollo/