contadores de visitas

miércoles, 6 de marzo de 2013

Líbano.- Militares españoles tienen que intervenir para rebajar la tensión entre libaneses e israelíes


foto elmundo.es
MADRID, 5 Mar. (EUROPA PRESS) -

Efectivos del contingente español desplegado en Líbano han tenido que intervenir recientemente para evitar un enfrentamiento en la zona del río Wazzani entre militares libaneses e israelíes, que protagonizaron un incidente con una tensión "a niveles desconocidos desde hacía tiempo", ha informado el Estado Mayor de la Defensa.

Según ha explicado en un comunicado, esta zona se ha convertido en "una de las más conflictivas a lo largo de la frontera líbano-israelí", la denominada 'Blue Line', donde esta línea divide el río entre ambas partes. Esto ha llevado a que haya aumentado "el estado de alerta" en esta parte de la línea cuya seguridad garantizan los 'cascos azules' españoles.

En concreto, explica Defensa, las "fricciones" en esta franja comenzaron a partir de la construcción de un área recreativa en el lado libanés, a orillas del rio Wazzani, y se han acentuado recientemente por la instalación de dos puestos de observación avanzados en el lado israelí, por delante de la valla divisoria.

Esta "tensión" aumentó "a niveles desconocidos desde hace tiempo" la semana pasada, obligando a los militares españoles a intervenir. El incidente comenzó cuando una mañana de dicha semana, cuyo día no precisa Defensa, unos 15 militares a pie de las Fuerzas de Defensa Israelíes, acompañados por un carro de combate Merkava y varios vehículos ligeros, atravesaron la valla divisoria, "haciendo un prolongado recorrido a lo largo de la Blue Line".

Esto provocó la declaración del estado de alarma en las Fuerzas Armadas Libanesas, que acudieron rápidamente a la zona, donde se incorporaron elementos de la inteligencia libanesa, tomando posiciones desde su lado.
"APUNTAMIENTOS MUTUOS"

El momento de máxima tensión se produjo cuando, desde ambos lados de la 'Blue Line', "se hicieron mutuos apuntamientos con sus respectivas armas, inclusive el carro de combate".

Los militares españoles de la Fuerza Interina de Naciones Unidas para Líbano (FINUL), desplegados en esta zona, lograron rebajar la tensión y así "evitar que el incidente fuese a más" y se produjese "un episodio similar al del año 2010", cuando murieron cuatro soldados libaneses, un teniente coronel israelí y un periodista libanés por intercambio de disparos entre los dos Ejércitos, cerca del pueblo fronterizo libanés de Adeisseh.

"Desde un principio, nuestras fuerzas de FINUL se hicieron presentes en la zona con un alto grado de visibilidad entre las partes enfrentadas, que condujo a rebajar la tensión, logrando así evitar un posible enfrentamiento", explica el comunicado, que asegura que el incidente finalizó tras cuatro horas, cuando las fuerzas israelíes volvieron al otro lado de la valla divisioria.
ESPAÑA, EN REPLIEGUE

La actual misión de Naciones Unidas en Líbano comenzó en 2006 y España ha sido uno de sus principales contribuyente, con hasta 1.100 militares españoles. Durante dos años, el general Alberto Asarta estuvo al frente de más de 12.000 'cascos azules'.

La misión se encuentra en fase de repliegue, de manera que este año se prevé que el contingente se sitúe alrededor de los 600 militares. El ministro de Defensa, Pedro Morenés, ha confirmado este martes en una entrevista en Cadena Cope que la retirada española podría completarse en "los próximos dos años o dos años y medio".
http://www.europapress.es/