contadores de visitas

miércoles, 3 de abril de 2013

FIRE, una sonda para estudiar Ío


FIRE, una sonda a Ío (R. W. K. Potter et al.).


Ío, la luna de Júpiter, es el mundo con mayor actividad volcánica del Sistema Solar. Un lugar con un paisaje cambiante esculpido a golpe de erupciones continuas. No es de extrañar por tanto que sea un objetivo prioritario para una misión no tripulada. Desde que la misión Galileo estudió el sistema joviano en los años 90, ninguna nave ha orbitado Júpiter. En la reciente 44ª Conferencia sobre ciencia planetaria y lunar se pudieron ver varias propuestas de sondas espaciales y, entre ellas, destaca la misión FIRE para el estudio de Ío. FIRE (Flyby of Io with Repeat Encounters) es un concepto de sonda de tipo New Frontiers, es decir, ni muy barata (tipo Discovery) ni muy cara (Flagship). Saldría por 991 millones de dólares, incluyendo los 64 millones del lanzador.



Para reducir el presupuesto de la misión, FIRE no orbitaría Ío, sino que realizaría diez sobrevuelos del satélite a una altura menor de cien kilómetros. Por otro lado, las altísimas dosis de radiación que se encuentran en la órbita de Ío impiden una misión prolongada, así que FIRE tendría una vida útil de unos cuatro meses solamente. La sonda sería lanzada mediante un cohete Atlas V y seguiría una trayectoria VEEGA para llegar a Júpiter, es decir, realizaría dos sobrevuelos de la Tierra y uno de Venus como maniobras de asistencia gravitatoria. Además, estaría equipada con dos generadores de radioisótopos ASRG.