contadores de visitas

viernes, 15 de febrero de 2013

“La ventana se encendió. Fue como si toda la ciudad se hubiera iluminado”




Mientras todo el mundo estaba ayer pendiente del asteoride 2012 DA14, que está pasando cerca de la Tierra esta noche, otra roca celeste entraba en la atmósfera unas horas antes, de modo completamente imprevisto y provocando más de 500 heridos en la provincia de Cheliábinsk en los Urales, y alrededores. En la zona hay una central nuclear y un centro de tratamiento y almacenamiento de residuos atómicos. Si fue una casualidad, como se inclinaban los expertos, fue una tremenda casualidad. También se barajó la posibilidad de que ambos objetos celestes estuvieran relacionados y que el meteorito fuera una pequeña roca desprendida del asteroide. Pero en tal caso habrían llevado el mismo rumbo en el cielo y, no parece que fuera así. La NASA lo descartó ayer, aún con datos preliminares: "La trayectoria del meteorito que ha caído en Rusia es significativamente diferente de la trayectoria del asteroide 2012 DA14, lo que significa que se trata de objetos que no tienen ninguna relación".


EL PAÍS

En la madrugada, a las 4.23 (hora peninsular española), un destello de fuego sorprendió a los habitantes de la región de Cheliábinsk. Un total de 571 personas resultaron heridas, 34 de las cuales precisaron hospitalización con dos de ellas en estado grave, según el Ministerio de Salud Ruso. Las autoridades locales elevaron esas cifras hasta 985 heridos y 93 hospitalizados, dos de ellos graves. La mayoría de los heridos sufrieron lesiones por los cristales que saltaron debido a la onda expansiva.

“Vi un fogonazo en la ventana, me volví y vi una nube incendiada rodeada de humo y cayendo, me recordó a lo que ves después de una explosión”, señaló una testigo, María Polyakova, de 25 años, jefa de la recepcion del hotel Park City en Cheliábinsk, según recogió The New York Times. “Estaba sentado en el trabajo y la ventana se encendió y fue como si toda la ciudad estuviera iluminada, miré hacia fuera y vi una gran estela en el cielo que duró unos dos o tres minutos. todos los perros se pueron a ladrar”, contó otro testigo. Para un tercero fue ocmo un cohete. El bódo hizo temblar la Tierra y desató el pánico en la población.


La Academia de Ciencias Rusa, en un comunicado dijo que un meteorito de unas 10 tonealdas entró en la atmósfera celeste con una velocidad de entre 15 y 20 kilómetros por segundo, estalló a gran altura (entre 30 y 50 kilómetros) y se evaporó en su mayor parte, aunque pequeños fragementos llegaron al suelo, a una distancia de hasta un kilómetro de la ciudad de Chebarkul, de 40.000 habitantes.

Las autoridades locales sinformaron ayer que 3.000 edificos afectados, sobre todo con las ventanas reventadas, y en una zona donde las temperatura rondaba los menso 15 grados centígrados. Los equipos designados para medir radiación en la zona no detectaron niveles anómalos.


MARIANO ZAFRA / EL PAÍS

Unas horas después, el asteroide 2012 DA14 cumplíó con precisión su cita prevista. Pasó a 27.700 kilómetros de la Tierra, la distancia más corta que se ha registrado de un objeto de este tipo desde que se vigila el cielo con telescopios y radares. La espectación era enorme y el seguimiento a través de internet y de las televisiones conectadas con los observatorios seguramente se vió intensificado por el inesperado meteorito de la mañana. El asteroide, de unos 50 metros de diámetro fue descubierto por un astrónomo español, Jaime Nomen, el 22 de febrero del año pasado y, desde entonces los telescopios y las redes de vigilancia del cielo, sobre todo los grandes sistemas estadounidenses, han estado observandolo y afinando su trayectoria y tamaño.

Es tan remota la probabilidad de que un meteorito así entra en la atmósfema justo en mismo dia en que un asteroide que no tenga nada que ver coincidan en el mismo día, que los expertos se inclinaron primero hacia una relación entre ambos, algo que teóricamente es posible: de un asteroide así “pueden desprenderse rocas por su misma rotación y por el efecto gravitatorio al acercarse a la Tierra; ha pasado otras veces”, explicó Josep M. Trigo, científico del CSIC en el en el Instituto de Ciencias del Espacio de Barcelona.

Aleksandr Y.Dudorov, físico de la Universidad del Estado de Chelyabinsk, señaló que el meteorito de Siberia pudiera haber estado volando cerca del asteroide 2012 DA14, según informando The New York Times.

Pero a medida que fueron llegando datos del suceso en Rusia, los expertos descartaron esa relación entre los dos objetos y reconocieron que lo de ayer fue una asombrosa casualidad.

Los científicso de la NASA se tomaron su tiempo y, casi a la hroa de la máxima aproximación del asteroide a la Tierra, la agenci aemitió un comunicado: “Todavía se está recopilando información del meteorito y los análisis son aún preliminares. En los videos se ve cómo el meteorito pasa de izquierda a derecha frente al Sol del elevándose, lo que significa que estabaviajando de Norte a Sur, mientras que la trayectoria del asteroide 2012 DA14 va en la dirección opuesta, de Sur a Norte”.

No fueron los únicos científicos dedicados a despejar la duda. Varias horas después del estallido sobre Cheliábinsk, con los datos recibidos de varias fuentes y recopilados por Peter Brown, de la Universidad de Western Ontario, en Canadá) y el propio Trigo, estosd dos especialistas clarificaban la situación y aportaban datos concretos: “El meteorito ha penetrado a 18 kilómetros por segundo depositando en la atmósfera una energía total de unas 300 kilotoneladas”. Esto supone, aclararon los dos expertos, que fue un objeto de unos 15 metros de diámetro con una masa de unas 7.000 toneladas. “Dada su trayectoria no estaba asociado al asteroide 2012 DA14”, señalan estos dos expertos.

http://sociedad.elpais.com/