contadores de visitas

domingo, 24 de marzo de 2013

El regreso de los muertos vivientes



Asia Times Online


Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens



Al tío Marx nunca se le ocurrió que la historia se repetiría como una doble tragedia después de haber sido una farsa para comenzar. Examinemos el caso del que se trata. Ante todo, echemos una mirada al artículo de opinión del Wall Street Journal de septiembre de 2002, en los histéricos preparativos de la invasión de Iraq.

Título: El caso a favor del derrocamiento de Sadam . Autor: Benjamin "Bibi" Netanyahu, entonces aspirante al gobierno israelí.

Lo dice todo: “un dictador que expande rápidamente su arsenal de armas biológicas y químicas” y “que trata febrilmente de adquirir armas nucleares”; el paralelo entre Sadam e Hitler; el retrato de Israel (una potencia nuclear de facto) como víctima indefensa del “terror” palestino; la afirmación de que Sadam podría producir combustible nuclear “en centrífugas del tamaño de máquinas de lavar que pueden ocultarse por todo el país, e Iraq es un país muy grande”; la agitación a favor de un ataque preventivo unilateral; y la conclusión inevitable de que “nada dará resultado salvo el desmantelamiento de su régimen”.



Avancemos rápidamente más de 10 años a esta semana en Israel. La escena: conferencia de prensa del primer ministro israelí Bibi Netanyahu y del visitante, el presidente de EE.UU. Barack Obama. Cualquiera que lo viera en vivo en al-Jazeera, de Medio Oriente al Este de Asia, tiene que haber pensado que estaba viendo un Regreso al futuro geopolítico y, francamente, Michael J. Fox por lo menos tenía encanto.



Esta vez no hay encanto que valga; fue más bien un escalofriante Regreso de los muertos vivientes de cuello y corbata. Bibi y Obama se esforzaron por subrayar que el lazo entre EE.UU. e Israel es “eterno”. En realidad Bibi prefirió destacar que las armas nucleares (inexistentes) de Irán plantean una amenaza existencial para Israel. Repitió, una y otra vez, que Obama es inflexible: Israel tiene derecho a hacer lo que quiera para defenderse, su seguridad no es responsabilidad de nadie más, ni siquiera de Washington.



Obama, por su parte, subrayó otra vez que la política oficial de Washington hacia Irán no es de contención, sino impedir que Irán adquiera un arma nuclear. Subrayó que la “ventana de oportunidad” se está achicando; y, por supuesto, que todas las opciones están sobre la mesa.



La idea de que el presidente de EE.UU. (POTUS) ignore intencionalmente el veredicto sobre Irán de su propia sopa de letras de agencias de inteligencia podrá tomar por sorpresa a un mundo racional. Pero no se trata de realidad; se parece más bien a un reality de mala calidad.



Sueña, sueña, sueño húmero de colono



Los que gobiernan Israel –a pesar de la avalancha de desmentidos de los medios corporativos infestados de neoconservadores de EE.UU.– fueron absolutamente esenciales en toda la operación de enardecimiento para la Guerra de Iraq; Ariel Sharon alardeó entonces de que la coordinación estratégica entre Israel y EE.UU. había alcanzado “dimensiones sin precedentes”.

Bibi fue solo era uno de tantos entonces –como detalla Jim Lobe aquí – citando palabras sabias de Bibi suministradas a un Congreso de EE.UU. mal informado hasta la inconsciencia en 2002.

Cada “funcionario israelí” de entonces elucubraba sin aliento que Sadam estaba solo a meses de conseguir un arma nuclear. La mayor parte de la “inteligencia” sobre las armas de destrucción masiva presentada al Congreso y fielmente pregonada por los medios corporativos fue filtrada, si no enteramente amañada, por los servicios de inteligencia israelíes, debidamente detallado, entre otros, por Shlomo Brom en su estudio An Intelligence Failure, publicado por el Centro Jaffee de Estudios Estratégicos de la Universidad de Tel Aviv en noviembre de 2003.

Por supuesto no importó que los inspectores de la ONU no encontrasen pruebas de un programa de armamento nuclear. Por supuesto no importó que el yerno de Sadam, Hussein Kamel, quien había desertado a Jordania en 1995, dijeran con precisión a los inspectores de la ONU que no había habido ningún arma de destrucción masiva desde 1991.

Ahora es una doble tragedia, y de nuevo una doble farsa. Hasta los nepalíes que construyen brillantes torres en Dubai saben que la histeria de “Bombardead Irán” es la táctica de Tel Aviv para distraer del tema de la implacable confiscación de tierras/limpieza étnica a cámara lenta en Palestina y consecuentemente la imposibilidad total, de facto, de una solución de dos Estados.

Aquí , Jonathan Cook detalla concisamente la configuración política francamente temible de Israel después de las últimas elecciones. La web israelíYnet ha informado de que los colonos israelíes no dejan de aclamar al nuevo gabinete. Traducción: el último clavo en el ataúd del ya muerto y enterrado “proceso de paz”.


De modo que ahora tenemos una moderna parábola geopolítica que intrigaría a Esopo. Bibli insulta en público a POTUS. Apoya desvergonzadamente a Mitt Romney (¿quién se acuerda?) en las elecciones presidenciales de EE.UU. Ataca el “proceso de paz” con una andanada de “hechos en el terreno” creados con misiles Hellfire (con considerable “daño colateral” palestino). Insiste en su único mensaje: Bombardead, bombardead, bombardead, Irán. Y entonces POTUS, en teoría el poderoso Doble 0 Bama con una licencia (lista) para matar pero que realmente se comporta como un turista accidental, aterriza en Israel con su lista para matar entre las piernas, para refocilarse en la gloria de Bibi.
No es sorprendente que el ráabioso tropel neoconservador/israelí ante todo/bombardead Irán esté encandato. Hace diez años su mantra fue “Los hombres de verdad van a Teherán”. La pregunta ahora es si POTUS tendrá los cojones necesarios para hacerlos ceder.

Pepe Escobar es autor de Globalistan: How the Globalized World is Dissolving into Liquid War (Nimble Books, 2007) y de Red Zone Blues: a snapshot of Baghdad during the surge. Su libro más reciente es Obama does Globalistan (Nimble Books, 2009). Contacto:pepeasia@yahoo.com

(Copyright 2013 Asia Times Online (Holdings) Ltd. All rights reserved.




rCR