contadores de visitas

domingo, 17 de marzo de 2013

Los Couso piden la detención de los tres militares estadounidenses procesados


El cámara José Couso, en una imagen de 2003.




La familia de José Couso, el cámara fallecido el 8 de abril de 2003 por el disparo de un blindado estadounidense en Bagdad, ha solicitado la práctica de nuevas diligencias en la causa que lleva el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz. El magistrado ha procesado a los tres militares que ordenaron, autorizaron y efectuaron el disparo que acabó con la vida del periodista, y su familia pide ahora que se reitere a Interpol la orden de capturarlos para proceder a su extradición y que puedan ser juzgados por ello.


MÁS INFORMACIÓN

Interpol se ha negado a ejecutar las órdenes de busca y captura del teniente coronel Philip de Camp, el capitán Philip Wolford y el sargento Thomas Gibson apelando al artículo 3 de su Estatuto, que establece que "está rigurosamente prohibida a la organización toda actividad o intervención en cuestiones o asuntos de carácter político, militar, religioso o racial". Los Couso denuncian que es la primera vez en su historia que ponen esa objeción a una orden judicial.

Los Couso piden, además, que se tome declaración como testigo a Adrienne Kinne, sargento del Ejército de EE UU que en una entrevista en el programa Democracy Now en mayo de 2008 admitió haber recibido "una lista de posibles objetivos en Bagdad" en la que figuraba como"posible objetivo potencial" el hotel Palestina, desde el que el cámara grababa aquel 8 de abril de 2003 cuando recibió el disparo mortal.

El juez Santiago Pedraz considera que José Couso fue víctima de una estrategia de EE UU para amedrentar a los medios que informaban sobre la toma de Bagdad. Aquel 8 de abril de 2003 murieron también el cámara de Reuters Taras Protsyuk, que grababa desde otra terraza del Hotel Palestina -el preferido por los medios por su altura y posición privilegiada sobre el río Tigris-, y el periodista de Al Yazira Tarek Ayyoub, que falleció en el ataque de los estadounidenses a la sede de la televisión catarí y a la de Abu Dhabi Tv.

Pedraz atribuye a los tres militares que efectuaron el disparo que mató a Couso y a dos de sus superiores un crimen contra la comunidad internacional por acabar con la vida de personas protegidas en caso de conflicto armado -Couso, como periodista, gozaba de esa protección-, el homicidio del cámara y un delito de "amenazas de violencia con la finalidad de aterrorizar" a los redactores. 

Hoy, Manolo García, Celtas Cortos, Leiva y Quique González actúan en un concierto en memoria de José Couso a las 20.30 en la sala Arena de Madrid. La madre y los hermanos del cámara fallecido intervendrán antes del concierto para recordar en qué punto se encuentra la causa y todos los fondos recaudados se utilizarán para el acto de conmemoración del décimo aniversario de la tragedia, el próximo 8 de abril.

http://politica.elpais.com