contadores de visitas

domingo, 28 de abril de 2013

Mueren cuatro militares de la OTAN en Afganistán



Kabul, 28 abr (PL) Cuatro militares de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) murieron al estrellarse un helicóptero en el sur de Afganistán, informó hoy la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF).En la nota, divulgada en el sitio Khaama Press, la ISAF explicó que las causas del accidente son investigadas, sin especificar la nacionalidad de los fallecidos ni el lugar exacto donde colisionó el aparato.

El incidente aconteció justo cuando en un comunicado en la página web del movimiento Talibán, la organización islámica anunció el comienzo este domingo de una ofensiva de primavera bautizada como Jalid bin Walid- en honor al estadista que acompañó al profeta Mahoma-, con el objetivo de liquidar la invasión liderada por Estados Unidos en 2001 a este país.

Las incursiones contra las tropas extranjeras para intentar expulsarlos y lograr ser independientes serán llevadas a cabo de manera coordinada y sistemática por los guerrilleros infiltrados en las bases enemigas, puntualizó el texto de los insurgentes.

Por esa razón, insistió el movimiento, instamos a la administración de (el presidente Hamid) Karzai a abandonar su régimen y unirse a las filas del talibán.

Los insurgentes recalcaron la necesidad de salvaguardar las vidas y el bienestar de los civiles, por lo cual exhortaron a la población mantenerse lejos de las bases militares extranjeras asentadas en territorio nacional.

Los invasores de la ISAF llegaron a territorio afgano en 2001 y cedieron el mando a la OTAN en 2003.

La guerra acarreó inseguridad, asesinatos, narcotráfico y corrupción, entre otros flagelos que pululan en casi toda la geografía del país asiático, potenciados con la presencia militar extranjera.

El conflicto afgano se halla actualmente en uno de sus momentos más sangrientos, precisamente cuando las tropas de la OTAN se retiran de manera progresiva y prevén transferir gradualmente la competencia de la seguridad al Ejército y Policía afganos, proceso que debe concluir en 2014.