contadores de visitas

lunes, 3 de junio de 2013

Líbano ya está en guerra


Combatientes leales a Asad posan frente a los cadáveres de miembros del Ejército Libre Sirio, ayer, en Alepo







Hace 10 horasEthel Bonet. 


La muerte de más de una docena de rebeldes sirios en territorio libanés en enfrentamientos con milicianos de Hizbulá ha despertado los peores fantasmas de la guerra civil. El incidente ocurrió la madrugada del domingo en la localidad de Baalbek, al este del valle de la Bekaa, y según medios libaneses, los insurgentes sirios murieron en una emboscada de Hizbulá cuando estaban preparando los cohetes para dispararlos contra poblaciones afines al movimiento chií, aliado de Bachar al Asad. Todavía se desconoce el número exacto de muertos en los enfrentamientos, pero podrían superar la quincena cuando sean recuperados todos los cuerpos. Por parte de Hizbulá se confirmó la muerte de uno de sus combatientes. Se trata de un precedente peligroso que podría encender la chispa de la guerra en el país de los Cedros, ya que es la primera vez que se han registrado choques entre rebeldes y milicianos chiíes en suelo libanés.

El Ejército Libre de Siria había amenazado con atacar al Partido de Dios dentro de Líbano si no detenía sus operaciones militares en la asediada localidad siria de Qusair, donde los combates han dejado a más de 1.500 civiles heridos, que siguen atrapados en el fuego cruzado. El primer aviso fueron los tres cohetes Grad que impactaron el domingo pasado en los suburbios del sur de Beirut, en el barrio de Dahieh, feudo de Hizbulá en la capital. El lanzamiento de cohetes desde Siria contra las localidades del Valle de la Bekaa, controlado por el Partido de Dios, ha aumentado en la última semana como respuesta a la ofensiva de Al Qusair, liderada por el movimiento chií. Ayer, de nuevo, una salva de 16 proyectiles de mortero impactaron en este valle libanés, limítrofe con la frontera este de Siria. Se desconoce quién está llevando a cabo estos ataques contra los bastiones chiíes de Líbano, pero las sospechas apuntan hacia el grupo yihadista suní, el Frente al Nusra, que colgó un vídeo en Youtube que mostraba a un grupo de insurgentes con banderolas negras disparado cohetes al grito de: «¡Alá es el más grande!».

La violencia sectaria también regresó de nuevo a Trípoli, donde tras cuatro días de tregua, los milicianos antisirios de Bab el Tabaneh y los prosirios de Jabal Mohsen, volvieron a los combates. En los enfrentamientos de ayer, donde tuvo que intervenir el Ejército, resultaron heridos tres menores.