contadores de visitas

martes, 14 de mayo de 2013

Submarinos nucleares rusos podrán patrullar el Mediterráneo


Moscú, 12 (PL) El titular de la Armada de Rusia, almirante Víctor Chirkov, aseguró  que Moscú podrá incorporar en caso necesario submarinos nucleares a su escuadrilla de cinco o seis navíos de guerra y logísticos que operarán en el mar Mediterráneo.Afirmó que a partir de este año las unidades de ese destacamento se irán reemplazando sobre la base de la rotación de buques de las flotas de los mares Negro, Báltico, del Norte e incluso del Pacífico en ciertos casos, añadió.

Según el alcance y la complejidad de los objetivos planteados, el número de barcos podrá aumentar, subrayó Chirkov, citado por la agencia de prensa RIA Novosti.

Precisó que ese grupo naval cumplirá misiones en el océano Atlántico y el Índico si resulta preciso, aunque su zona fundamental de responsabilidad serán las aguas mediterráneas.

Recordó el almirante la etapa comprendida entre 1967 y 1991, cuando la entonces Unión Soviética mantuvo en operaciones la llamada Quinta Escuadra del Mediterráneo, integrada por entre 30 y 50 naves de combate, para neutralizar a la Sexta Flota estadounidense.

Admitió la posibilidad de que igual que en esa ápoca el destacamento se refuerce con sumergibles de propulsión nuclear.

Informó que el Estado Mayor de esa escuadrilla será creado en el verano de 2013 y que sus jefes tripularán uno de los buques insignia designado por una orden especial.

El 19 de enero, embarcaciones de combate y naves especiales de aprovisionamiento rusas irrumpieron en aguas de los mares Negro y Mediterráneo en un juego de guerra conjunto de las flotas de los mares Negro, Norte y Báltico.

Tal maniobra fue la más grande en envergadura de las últimas dos décadas e incluyó 60 tareas hasta el 29 de enero, bajo las órdenes directas del Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas.

Las operaciones combinadas de las tres grandes flotas incluyeron simulacros de combate, disparos de artillería y misiles, a la par que marcó un incremento de la presencia naval rusa en esta zona del planeta cercana a varios escenarios de conflicto, entre ellos Siria.

Decenas de unidades de superficie y submarinos cruzaron varias veces el Bósforo, el mar de Mármara y los Dardanelos y transportaron fuerzas que desembarcaron en la costa rusa del mar Negro.

Semanas después, el 11 de marzo, el ministro de Defensa, Serguei Shoigu, confirmó durante una reunión del comando central de esa cartera y la Industria Militar el retorno de una escuadra al Mediterráneo.

La Armada rusa posee el potencial necesario para emplazar de manera permanente un destacamento en el área mediterránea, concluyó el titular.

rmh/jpm