contadores de visitas

sábado, 1 de junio de 2013

Defensa ultima el trámite para encargar a Navantia la gran carena del 'Tramontana'

Archivo: Tramontana S74.jpg
foto wikipedia
El secretario de Estado de Defensa, Pedro Argüelles, confirmó ayer a la alcaldesa, Pilar Barreiro, que su ministerio y el de Hacienda ultiman la asignación presupuestaria para encargar a Navantia Cartagena la gran carena del submarino 'Tramontana'. Esa reparación general proporcionará casi medio millón de horas de trabajo en el astillero (18 meses) a más de un centenar de empleados, muchos de ellos de la industria auxiliar.

Barreiro explicó a 'La Verdad' que la previsión en Defensa es que esa reparación «empiece en pocas fechas en el astillero de Cartagena». El barco perderá en menos de un mes su capacidad operativa, por lo que la previsión es que permanezca todo el verano atracado en su base del Arsenal Militar a la espera de entrar en los talleres.

Como diputada del grupo parlamentario popular, Barreiro presentó hace veinte días una iniciativa en el Congreso de los Diputados para instar a desbloquear esa gran carena, habilitando la partida correspondiente en los Presupuestos Generales del Estado de 2013. «Creo que es una buena noticia para Navantia y también para la Armada», dijo ayer.

En su conversación con Argüelles, la alcaldesa habló de la situación del proyecto de los nuevos submarinos de la clase S-80. «Hay un problema estrictamente técnico que tienen que resolver. Como ya se ha publicado, se ha pedido opinión a ingenieros americanos, de Estados Unidos», recordó Barreiro.

El programa para construir cuatro submarinos de la clase S-80 se mantiene a salvo de los recortes presupuestarios del Ministerio de Defensa anunciados por Argüelles la semana pasada en una comparecencia ante la Comisión de Defensa del Congreso de los Diputados. La previsión de gasto es de 2.135 millones de euros para la fabricación de esas cuatro unidades. No obstante, en el Ministerio ya dan por hecho que las modificaciones técnicas que habrá que hacer incrementen ligeramente el coste final.