contadores de visitas

martes, 30 de abril de 2013

“Rusia necesita un quinto distrito militar, móvil y pacífico”


El general-coronel Vladímir Shamánov, jefe de la División de tropas aerotransportadas (VDV, por sus siglas en ruso) y héroe nacional ruso, habla sobre el papel que pueden desempeñar en el desarrollo de una nueva estructura las fuerzas aerotransportadas, sobre las armas que servirán a los paracaidistas y a los GEO rusos en el futuro; y sobre el lugar donde se preparará al personal de las fuerzas de operaciones especiales.

Cuando fue nombrado jefe del VDV, señaló como objetivo prioritario el rearme de las tropas con nueva maquinaria de combate. Entonces los medios de comunicación comenzaron a hablar de la existencia de un conflicto entre los mandos del VDV y el Estado Mayor. ¿Es cierto que la anterior jefatura del Estado Mayor tenía la intención de convertir la división de desembarco en ‘infantería ligera’ y armarla con vehículos blindados ligeros en lugar de con tanques?

Lo de que yo señalé el objetivo de rearme solo con maquinaria de combate nueva no es del todo correcto. En realidad, algunos funcionarios del Estado Mayor desleales, desde el punto de vista profesional, pretendieron presentar el asunto de modo que, en los próximos enfrentamientos armados, la división de desembarco aéreo tendría que hacer frente a pequeños grupos dispares de formaciones irregulares. Nadie me ha explicado aún en qué estaba basada esa opinión, aunque he acudido a Makárov (Nikolái, Jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas rusas) más de una vez con las preguntas pertinentes.

Al fabricar el carro de combate BMD-4 de las tropas aerotransportadas, cuyo nombre en clave Bajcha (melonar), se tuvieron en cuenta prácticamente todas las características de las operaciones de combate propias de la división VDV; el modelo BMD-4M, que aún está en proceso de perfeccionamiento, es una actualización del primero. Este carro tiene un enorme potencial de modernización tanto del motor, como del armamento, la protección de la tripulación y la disminución del peso.



Evidentemente, la división VDV también debe contar con una sección de material de blindaje ligero. Aparte del vehículo Tigr (Tigre), el cual próximamente se implementará en dos subdivisiones de apoyo en combate, las compañías de reconocimiento y los batallones aerotransportados, también podemos contar con los desarrollos de Kamaz. Tenemos un acuerdo con la dirección de este fabricante y está previsto que, para septiembre de este año, Kamaz nos presente los primeros ejemplares de los vehículos de blindaje ligero para las tropas aerotransportadas. 

¿Y qué plazos de entrega se prevén para el carro BMD-4M?

Con respecto al BMD-4M seguimos inmersos en el proceso de negociación, que no está resultando nada sencillo. Esperamos recibir los primeros ejemplares en la segunda mitad del año y entonces planeamos adquirir alrededor de cinco vehículos como este, y otros cinco durante el primer trimestre del año próximo.

Según distintas fuentes, el traspaso de funciones de la empresa central en relación con la fabricación del BMD-4M provocará una importante subida en el precio del vehículo, casi en una tercera parte del total. ¿No se reducirá el número de carros adquiridos por el ejército a causa de este encarecimiento?

Parte de lo que dice es cierto, pero el problema no reside en la fábrica Kurganmashzavod, sino en la postura adoptada por la Oficina de diseño de aparatos de precisión de Tula, que casi ha doblado el precio del módulo de combate.

En este momento se está llevando a cabo un importante proceso de negociación del que nos hemos distanciado a conciencia, ya que apoyamos al 100% la postura del ministro de Defensa: nos interesa librarnos de las funciones de determinación de precios y que se nos entregue el armamento y la maquinaria ya acabados. Creo que el viceprimer ministro Rogozin tiene este proceso bajo control y próximamente se reunirá para tratar esta cuestión en Tula.