contadores de visitas

domingo, 2 de junio de 2013

Una estadounidense y un británico mueren luchando con los rebeldes sirios



Tres extranjeros occidentales, entre ellos una mujer estadounidense y un hombre británico, fallecieron el miércoles en enfrentamientos en la provincia de Idlib, según la televisión estatal siria. El Gobierno de Bachar El Asad ha acusado en numerosas ocasiones a los grupos opositores de estar infiltrados por milicianos extranjeros, sobre todo procedentes de Irak. No es común, sin embargo, que los medios oficiales de Damasco identifican a occidentales caídos en el bando rebelde.

La televisión Syrian TV llegó a emitir imágenes del pasaporte de la mujer estadounidense de la que dijo que falleció en combate. Su nombre es Nicole Mansfield y era de Flint, Michigan. Tenía 33 años y era madre de una hija de 18. En la foto del pasaporte aparece cubierta con un velo islámico negro. El FBI comunicó la muerte a la familia el jueves por la tarde. “Evidentemente, estaba luchando con las fuerzas de la oposición”, dijo su tía, Monica Mansfield Speelman, a Reuters.

Junto a ella murió Ali Almanasfi, de 22 años y natural de Londres. Los dos se encontraban tomando fotos de un puesto militar en Idlib cuando su coche fue atacado por las fuerzas del régimen, según informó la cadena británica Sky News. La televisión siria mostró también imágenes del automóvil, junto a un arsenal de armas y una bandera del Frente Al Nusra, afiliado a Al Qaeda, que dijo que se encontraban en posesión de los fallecidos. Ni Gran Bretaña ni Estados Unidos tienen presencia diplomática en Siria, por lo que será complicado para ambos países negociar la repatriación de los cuerpos.

La semana pasada otro británico, el médico Isa Abdur Rahman, de 26 años, falleció también en Idlib, adonde se había mudado para atender a civiles heridos en combate. El hospital de campaña en el que trabajaba fue atacado por el Ejército gubernamental. En marzo, un exmilitar de EE UU, Eric Harroun, fue arrestado cuando regresaba a EE UU desde Siria. El FBI le acusa de haber colaborado con el Frente Al Nusra, al que el Gobierno norteamericano considera afiliado a Al Qaeda.

En mas de dos años de conflicto han fallecido en Siria más de 80.000 personas, según un recuento de la Organización de Naciones Unidas. Tanto EE UU como Rusia están organizando una conferencia política, que tendrá lugar en Ginebra en junio, para lograr una resolución negociada al conflicto, después de que el régimen de El Asad haya protagonizado una serie de avances en el campo de batalla en las semanas pasadas.