contadores de visitas

viernes, 15 de marzo de 2013

Las guerras a distancias son las guerras del futuro




Las guerras del Siglo XXI ya no se libran en los terrenos de batalla ni en las trincheras, los nuevos enfrentamientos usan drones ¿a qué nos enfrentamos?

Tenemos el tipo de guerra que queremos, queremos hacer cosas pero no verlas, queremos que no haya malos pero no queremos matarlos, queremos que se hagan las cosas sin daños colatearemos. ¿Cuál es la solución? Las guerras a distancias. Acciones quirúrgicas, la precisión…¿cuáles el problema? Que todo aquello que hacemos, se pone en marcha y con el tiempo esta práctica se compartirá. No solo los buenos, también los malos. No solo los actores públicos, también los privados. No solo los policías, también los tendrán los criminales organizados. Con lo cual hay que tomar contramedidas.

Estas armas, ¿están reguladas?

Las armas están incluidas dentro del derecho internacional humanitario, por lo tanto, hay que regular su uso. Y en la actualidad, nos encontramos en ese proceso, buscando un hueco. Quien va a fijar la regulación internacional es EEUU porque son ellos los primeros que han armado los drones y han desarrollado un sistema a distancia para decidir cuándo se utiliza este fuego desde los drones. Los demás vienes de medios de comunicación, de vigilancia pero todavía no hemos desarrollado la tecnología. Pero lo tendremos que hacer porque si no queremos enviar soldados al terreno habrá que poner medios. Si no queremos que nuestros soldados disparen habrá que disparar desde estos equipos. Así que habrá que esperar a que EEUU regule.

¿Y respecto su uso contra ciudadanos del mismo país en el extranjero? Estamos hablando de ejecuciones…

Antes de los drones cuando se uitilizaba un sistema teledirigido como teléfono. En esos casos en EEUU estaba regulado: se utilizaba en casos de extrema gravedad, amenazada de ataque inminente…pero se ha banalizado y se utiliza con cualquiera que está a tiro.

Los ciberataques se han convertido en una de las principales amenazas en el SXXI ¿a qué nos enfrentamos?

Nos encontramos ante un tipo nuevo de enfrentamiento no militar, es lo que llamamos en el ámbito militar, ciberdefensa: proteger las redes de mando, de control, vigilancia, militares. Pero este tipo de ataques informáticos se van a producir no solo sobre bienes de defensa si no sobre bienes públicos, privados, industria, hombres, comercios, patentes, datos privados. Y en el mismo sentido, detrás hay actores estatales, industriales, crimen organizado, gamberros que entran y te coge tus datos y los hacen públicos…y sin duda este es un problema serio. Y claro, la ciberseguridad, empieza por autoprotegerse y es un problema económico para las empresas porque tienen responsabilidad corporativa, hay que proteger los datos, el patrimonio pero también puede afectar a las infraestructuras públicas, al funcionamiento de las redes de suministro. Y por los tanto estos agentes están dentro de las estrategias de ciberdefensa que se están desarrollando. Y en los próximos años veremos mucho de esto, de quién puede hacer, de quién no, cómo detectamos de dónde vienen. Estas estrategias son más defensivas que ofensivas. De ahí que los esfuerzos se dirijan a prevenir.

Corea del Norte ha roto el armisticio que firmó con su vecino del sur, ha señalado a su primer objetivo, y sus enemigos ¿tenemos que temer un inminente ataque?

No lo sabemos. Ese es problema que de los regímenes que no son actores previsibles. Entonces hay veces que exageran la nota exterior, cuando tienen un problema interno, y otras ocasiones hacen, justamente lo contrario. Técnicamente son provocaciones porque no tienen ni la capacidad para desestabilizar ni para hacer lo que quieren hacer pero con eso actitud lo que consiguen es que los que negocian con ellos acudan a la mesa desde una posición de debilidad. Siempre cabe la posibilidad de que hagan algo contra Corea del Sur. No van a hacer nada contra China, ni contra Rusia, y no pueden contra EEUU. Pero contra Corea del Sur o incluso Japón si que hay. El problema es que si algún día hacen algo y grave. Porque algo grave, ya lo han hecho varias veces como hundimiento de buques o disparos en la frontera. El problema aquí es conocer el límite de aguante de Corea del Sur. Si algún día hay una extralimitación o respuesta exagerada nos vamos a ver, no en un tipo de guerra nuclear, pero si en un enfrentamiento serio en el que tiene todas la de perder Corea del Norte. Además ellos actúan desde la base de que no tienen ningún problema interno, no se sabe que pasa dentro. Entonces, mientras China no le lea la cartilla a Corea de Norte no terminará la amenzanz. Porque es China la que tiene influencia, si China quisiera no habría problema con Corea del Norte pero a China le encanta tener ese problema que entiende que es más de los Occidentales que suyo y le encanta jugar para que Occidente, EEUU, Japón acudan a ella para negociar. Mientas China no se ponga dura, mi visión es que la cosa esté estable, dentro de ese juego del ratón y el gato.


http://www.teinteresa.es/