contadores de visitas

lunes, 20 de mayo de 2013

Audi e-bike, la bicicleta eléctrica con conexión a Internet

Futurista perfil

La Federación Internacional de Robótica estima que casi 1,5 millones de robots industriales trabajan en todo el mundo. En general, estas máquinas se limitan a realizar tareas pesadas y de precisión, una función programada que, eso sí, llevan a cabo más eficazmente que cualquier operario humano. 
Sin embargo, cada vez es más habitual ver a estos ingenios hacerse cargo de labores que hasta ahora se creía exclusivas de las personas. Así, decenas de restaurantes, como el FuA-Men, en Nagoya (Japón), ya incluyen en su personal desde cibercamareros hasta robochefs, que no solo preparan y sirven hábilmente los platos, sino que entretienen a los clientes cantando, actuando o conversando entre ellos. Otros dispositivos, como los coches inteligentes impulsados por Google, completan cualquier recorrido sin que el conductor tenga que tocar el volante o lo pedales. La industria militar no es ajena a estos avances, y un buen número de contratistas de defensa están desarrollando autómatas que son capaces de realizar muy distintas misiones. Las plataformas más avanzadas, como la aeronave estadounidense X47-B, ejecuta incluso algunas maniobras por sí sola, como repostar en vuelo, sin que intervenga en el proceso ningún controlador, lo que supone un paso más hacia el desarrollo de robots plenamente autónomos.