contadores de visitas

jueves, 16 de mayo de 2013

Rusia quiere dotar de armamento a Turquía

16 de mayo de 2013 Dmitri Litovkin, para Rusia Hoy
Los modernos helicópteros de ataque rusos Ka-52 “Alligator”, Mi-28NE “Cazador nocturno”, el sistema de misiles antiaéreos S-300B “Antey-2500” y la “Máquina de Combate para el Apoyo de Blindados” (BMPT, por sus siglas en ruso), apodado por el ejército ruso con el nombre de “Terminator”, son las principales novedades y triunfos de la exposición rusa en la feria internacional de armamento y tecnología militar IDEF-2013 que ha concluido hace unos días en Estambul.


Pantzir-S1. Fuente: Ria Novosti


Turquía es miembro de la OTAN y, como tal, depende de los suministros de armamento norteamericanos o europeos. Moscú ha tratado en varias ocasiones de revertir esta situación, de cautivar a los militares turcos con sus novedades técnicas.

El primer “chasco” se lo llevó a mediados de los 90 con un concurso público para suministrar 145 helicópteros de ataque por valor de 5.000 millones de dólares.

Moscú propuso entonces el último know-how: el helicóptero de combate Ka-50 “Tiburón negro”. En aras de la victoria del “Tiburón negro” incluso se le cambió el nombre por el de “Erdogan”, teniendo en cuenta la mentalidad turca.
En primer lugar, porque se trata del apellido del entonces primer ministro del país, y en segundo lugar, porque significa “halcón” en su traducción al turco. El helicóptero norteamericano “Bell” se enfrentaba a la oferta rusa. Según todos los parámetros, la propuesta de Washington era más débil, pero, tal como dicen los especialistas, los estadounidenses “arrollaron” a Ankara. Al final, el concurso público fue anulado. 

El “Konkurs” a concurso

En el año 2009 Rusia acometió el segundo intento para entrar en el mercado turco. Entonces la empresa estatal rusa “Rosoboronexport”, dedicada a la exportación e importación de productos de defensa, consiguió vencer a la empresa estatal israelí Rafael y a la americana Raytheon en un concurso para suministrar a las fuerzas armadas de Turquía 80 sistemas de defensa antimisiles de medio alcance con 800 misiles. El resto de sistemas de defensa antimisiles que participaron en el concurso no se hicieron públicos.

Por lo demás, según determinaron los especialistas, el sistema de defensa antimisiles ruso “Konkurs-M” respondía a las características anunciadas en el concurso.
¿Cómo podía “superar” a sus competidores (los israelíes Mapats y Nimrod y los estadounidenses TOW2A, TOW2B y Hellfire)? Aseguran los especialistas que no solo por su precio, sino también por sus características de combate. Los complejos de defensa antitanques rusos resultan más efectivos que sus competidores por una serie de características: el alcance de impacto y la potencia. Por ejemplo, perforan sin dificultad la primera capa dinámica de protección de cualquier tipo de vehículo blindado moderno, y a continuación son capaces de “abrasar” el propio blindaje, que cuenta con un grosor de más de medio metro.

En caso de necesidad, desde el sistema de defensa antimisiles incluso se puede disparar a un helicóptero. El “Konkurs” puede transportarse en un blindado, en un automóvil o usarse como lanzadora portátil. En caso de que el enemigo ciegue la cabeza óptica de visión de autoguiado, el operador puede pasar al modo manual de dirección y “alcanzar” de todas formas el objetivo.

“Alligators” vs. “Cobras”

En esta exposición en IDEF-2013, Moscú, igual que en el pasado, ha hecho hincapié en las novedades más tecnológicas.

Rusia ha propuesto de nuevo el helicóptero Ka-52 “Alligator”, creado en base al Ka-50, y el nuevo Mi-28NE “Cazador nocturno”. Tal perseverancia se explica por el hecho de que Turquía sufre una aguda escasez de helicópteros de combate.

Ankara ha tratado de compensar esa carencia con la ayuda de Washington. Pero EE UU ha declinado satisfacer la petición turca de comprar helicópteros AN-1W “SuperCobra”, alegando carecer de más capacidad para producir este tipo de máquinas.

La posición de Moscú ha demostrado ser más fuerte: los Ka-52 y Mi-28NE forman parte del armamento del ejército ruso y se fabrican en serie. Así que, sin estar abrumada por ningún tipo de circunstancia económica o política, Moscú puede iniciar su suministro en cualquier momento.

Misiles y artillería para proteger el cielo

La propuesta de desarrollar de forma conjunta con Ankara un sistema de misiles antiaéreos también se puede considerar la más interesante. Se construirá en base al complejo ruso S-3008 “Antey-2500”.

Su particularidad reside en que esta máquina está construida sobre una base de oruga y es capaz de actuar en destacamentos de vanguardia de las tropas de avanzadilla o de defensa. Por ejemplo, el S-300 PMU2 que Moscú ha suministrado a Grecia no está capacitado para esto, está diseñado para cubrirse de cualquier objeto fijo. En adición al “Antey” Moscú propone también los complejos de misiles antiaéreos “Book-M2E”, “Top-M2E” y el sistema de misil y artillería antiaérea “Pantzir-S1”, que también son completamente móviles y están diseñados para cubrir la avanzada.

El jefe de la delegación rusa y subdirector de la empresa “Rosoboroexport”, Anatoli Aksiónov, achaca esa presencia tan masiva de Rusia en IDEF-2013 al hecho de que Turquía se haya convertido en el primer país de la OTAN con el que se ha asentado una relación técnica y militar sólida.

Aunque el volumen total de adquisiciones de tecnología militar de Moscú y Ankara por ahora no supere el 1% de la facturación de Rosoboronexport, de todas formas se vislumbran perspectivas de aumento.

También apuntan en esa misma dirección los obstáculos con que se encuentra Turquía a la hora de obtener de sus socios de la OTAN el armamento que necesita y en la creciente cooperación entre Moscú y Ankara, por ejemplo, en la vigilancia conjunta en el mar Mediterráneo para luchar contra el contrabando de armas en el marco de la Operación Esfuerzo Activo de la Alianza del Atlántico Norte.