contadores de visitas

jueves, 9 de mayo de 2013

Segundo lanzamiento del Vega (Proba-V, VNREDSat 1A y ESTCube 1)

El lunes 6 de mayo a las 02:06 UTC la empresa europea Arianespace lanzó el segundo cohete Vega en la misión VV02 (Vol Vega 002). La carga era el satélite de la agencia espacial europea Proba-V, que fue lanzado junto con el satélite vietnamita VNREDSat 1A y el primer satélite de Estonia, el ESTCube 1. Ha sido el primero de los cinco lanzamientos previstos dentro del programa VERTA (Vega Research and Technology Accompaniment) para certificar el nuevo sistema de lanzamiento Vega.


Lanzamiento del VV002 (Arianespace).

Proba-V

El Proba-V (Project for On-Board Autonomy and Vegetation) es un satélite de observación de la Tierra de 138,2 kg construido por la empresa QinetiQ Space Belgium para la ESA. Tiene forma cúbica y unas dimensiones de 0,84 x 0,76 x 0,73 metros. Su objetivo es medir la extensión de la cobertura vegetal entre 75° N y 35° N, así como entre -35° S y -56° S cada dos días, para lo cual transporta el Vegetation Instrument (VI) desarrollado por OIP Sensor Systems, un instrumento similar al que llevan los satélites franceses Spot-4 y Spot-5. Este instrumento tiene un peso de 40 kg y una resolución de 350-100 metros con un campo de visión de 102º, lo que permite cubrir franjas de 2250 km de ancho. Para poder cartografiar la cobertura vegetal mundial, el VI observa en varias longitudes de onda: azul (438-486 nm), rojo (615-696 nm), infrarrojo (772-914 nm) e infrarrojo de onda corta o SWIR (1564-1634 nm). Además del instrumento VI, el Proba-V incorpora cinco cargas útiles para demostración tecnológica entre las que se encuentran un transmisor en banda X de nitruro de galio y un detector de partículas energéticas de 50º de campo, un monitor de radiación SATRAM, un detector de señales de avión ADS-B y un experimento de fibra óptica. El Proba-V es el tercer satélite del programa de minisatélites científicos de la agencia espacial europea y sus observaciones estarán supervisadas por el Programa de Observación de la Tierra de la ESA. El satélite incluye un ordenador LEON con una memoria flash de 160 Gbits, tiene una vida útil estimada de 2,5 años y estará situado en una órbita polar heliosíncrona de 780 km de altura y 98,73º de inclinación.