contadores de visitas

viernes, 10 de mayo de 2013

Amorim pide que Brasil destine el 2 % del PIB a la defensa



EFE - 09/05/2013




Brasilia, 9 may (EFE).- Brasil necesita aumentar el porcentaje del Producto Interior Bruto (PIB) destinado al gasto militar del 1,5 % actual a por lo menos el 2 % para poder acercarse al nivel de otros grandes países emergentes, afirmó hoy el ministro de Defensa, Celso Amorim.

En una comparecencia ante el Senado, Amorim alegó que Rusia, China, India y Sudáfrica, los otros países que integran el foro de los grandes emergentes conocido como BRICS, destinan al área militar en promedio el 2,5 % de su PIB.

Según el ministro, un aumento de 0,5 puntos porcentuales del PIB en el gasto militar es una meta razonable que puede ser alcanzada en diez años.

"Tenemos que tener esa referencia. Sería algo razonable para dejar a Brasil en un nivel compatible con su estatus político y diplomático", dijo el ministro ante las comisiones de Relaciones Exteriores y de Defensa del Senado.

Admitió después que Brasil ha elevado sus gastos en el área militar en los últimos años pero agregó que eso no significa que no se necesiten más inversiones.

El presupuesto brasileño para este año destina 18.500 millones de reales (unos 9.250 millones de dólares) al gasto corriente y de inversión en las Fuerzas Armadas, casi el triple de los 6.000 millones de reales (unos 3.000 millones de dólares) de 2005.

Según Amorim, ese aumento le ha permitido a Brasil iniciar ambiciosos proyectos para modernizar sus Fuerzas Armadas, como el destinado a construir en el país cinco submarinos, uno de ellos nuclear.

El ministro también citó los proyectos para la construcción de una corbeta y nuevos navíos patrullas para la Marina; el desarrollo de un nuevo blindado para el Ejército y la construcción del carguero militar KC-390 para sustituir los Hércules C-130.

Amorim afirmó que estos proyectos fueron incluidos en el Programa de Aceleración del Crecimiento (PAC), un ambicioso plan de inversiones públicas en infraestructura lanzado por el Gobierno hace dos años para incentivar la economía.

El ministro recordó que la falta de presupuesto tiene paralizada la licitación lanzada por el Gobierno hace una década para adquirir 36 cazabombarderos, en la cual tienen interés la estadounidense Boeing, la francesa Dassault y la sueca Gripen-NG.

Pese a alegar la necesidad de más recursos, Amorim descartó versiones de algunos senadores según las cuales los bajos salarios de los militares y la reducida inversión amenazarían la vigilancia de los 17.000 kilómetros de frontera de Brasil con diez países.

"Ese carácter alarmista no se justifica plenamente, lo que no significa que el problema no existe. El escenario (de militares insatisfechos con los salarios) preocupa y creamos un grupo de trabajo específico para tratar ese asunto", dijo.

Aseguró igualmente que Brasil está preparado para garantizar la seguridad durante los grandes eventos que organizará en los próximos años, como el Mundial de fútbol de 2014 y los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro en 2016. EFE